sábado, marzo 25, 2006

Dulcinea

Supongo que la mayoría de vosotros conoceis a este ilustre personaje de la literatura española y universal, Dulcinea, el amor platónico de Don Quijote de la Mancha.

Dulcinea era una diosa, solo para Don Quijote, y el amor que él sentía por ella era un 100% pureza... pero Dulcinea era una mujer normal, que Don Quijote se había empeñado en subir a un pedestal, y ese torrente de amor que Don Quijote le profesaba era tan puro y tan etéreo que la pobre de Dulcinea realmente no lo sentía. De que sirve un amor que no se siente, que no se vive? De que sirve que te tengan en un pedestal mental si áhí arriba te sientes sola? De que sirve que te quieran por algo que no eres? Que no sepan llevarte la contraria si estás equivocada? Dónde está la gracia en que te den siempre la razón? Porque el amor que vale es el del que te conoce con tus virtudes y defectos, y te quiere con todo ello...

Yo no quiero ser Dulcinea, pero os empeñais en convertirme en eso... Os empeñais en quererme virtualmente en un plano espiritual y a mi ese amor no me llega, porque no vivo en el mundo platónico de las ideas, porque soy una persona normal.

Por eso creo que me llena mucho más el cariño que percibo d mis amigos, de mi familia, porque sé que no me ven tras un velo de divinidad, porque saben que soy imperfecta y me quieren así.

Desde que en Octubre el que era mi novio me dejó, mi vida se está convirtiendo en una serie tipo Sensación de Vivir, vivo en Camino de Ronda 90210. Gente que entra y sale vertiginosamente de mi vida; hoy no quiero perderte jamás y mañana si te he visto no me acuerdo... He querido estar sola y ha sido cuando he estado rodeada de más gente. Incluso hubo un tiempo en que no me quedaba espacio para pensar... Y después de un par de intentos de dejarme querer, me siento como la mala de la película, porque al final vuelvo a estar sola y feliz, dejando un corazón en la cuneta. Lo siento, pero os advertí que me estaba convirtiendo en una loca solitaria. Lo siento pero os advertí que no os enamoráseis de mi.

No quiero ser Dulcinea

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal